Escalera al cielo

Productos

Tarragona se queda mirando al mar, mientras dejamos a la derecha Reus, comenzamos, a los pocos kilómetros, a vislumbrar las serretas grisáceas y pardas de Montsant. La carretera se hace cada vez más sinuosa y en las laderas comienzan a verse viñedos imposibles, vides que bajan desde las colinas hasta pendientes donde uno piensa que habrá que estar más pendiente de no rodar hasta abajo que del laboreo de la viña.