Ropa Vieja
Fotografía: Manolo Manosalbas
Textos: Javier Compás

Teníamos pendiente una visita a Ropa Vieja Sevilla, Restaurante de Tapas, como ellos mismos se califican. Pues nada mejor que comenzar Septiembre, la nueva temporada, compartiendo mesa con buenos amigos y probando las propuestas que sobre la mesa nos puso el equipo de Ropa Vieja comandado por Antonio Miguel Álvarez.

Sala de Ropa Vieja

El local, situado en una esquina de la calle Muñoz Seca, a dos pasos de El Corte Inglés de Nervión, fue totalmente reformado para la apertura de Ropa Vieja en Noviembre de 2016. Cierto aspecto de gastrobar, con grandes pizarras en las paredes, el negro y el blanco son los protagonistas de una ambientación acogedora, funcional y moderna.

Croquetas de mantecaito de pollo al whisky

Antonio Miguel Álvarez, propietario y jefe de cocina de Ropa Vieja, abrió su local tras una dilata experiencia y formación en el sector, incluido su periplo juvenil por tierras levantinas y tarraconenses, formándose en la Escuela de Hostelería de Ampurias.

Atún al estilo tártaro

Como ya hemos señalado, Álvarez califica su negocio como restaurante de tapas. En su carta suele haber entre quince y veinte referencias de las que probamos varias, entre clásicos de la casa y novedades, en un menú que se acompañó con vinos de la región, una de las apuestas de Ropa Vieja, apostar por vinos andaluces, aunque en su carta se puede elegir entre etiquetas de varias zonas vinícolas españolas.

Pulpo al horno gratinado con alioli de ajos negros y patatas al pimentón

Entre esos clásicos de la casa que citamos, y que ya nos anunció Antonio que probablemente desaparecerán de la carta esta temporada para dar entrada a otras novedades, unas Croquetas de mantecadito de pollo al whisky, que venía con una pequeña ampolla inyectable de la salsa para potenciar su sabor voluntariamente.

Corvina en su puchero de camarones

Tras esa entrada un fresco Atún al estilo tártaro, acompañado por gominolas de aceituna picual, originales y potentes. Un aliño de ingredientes, dan a este tartar personalidad propia y lo hace ser uno de los imprescindibles de la carta de Ropa Vieja.

Versión de bacalao dorado

Más nos sorprendió su Pulpo al horno gratinado con ali oli de ajos negros y patatas al pimentón. Uno de los platos presentados en madera de olivo diseñado por José Perona. Por cierto, aprovechemos para citar la cuidada presentación de todos los platos, unos en los ya citados de madera de olivo y otros, con originales recipientes de la casa Total Chef, como el de cerámica blanca donde degustamos un gran bacalao. Volviendo al pulpo, fue muy celebrado por toda la mesa el ali oli de ajo negro, que daba sabor y potencia a todo el plato.

El Chocolate

Arriesgada la receta de Corvina en su puchero con camarones. Coronada por una espuma del caldo de cocción, la corvina se presentó en su punto justo. Y, tras este pescado, el nombrado Versión de bacalao dorado, otro clásico de la casa, nos lo explicamos, porque es una original manera de presentar la receta portuguesa, con su sabor auténtico pero con un diferente juego de texturas.

Huevo de chocolate blanco relleno de fruta, vainilla negra e Inés Rosales

Ropa Vieja también nos ofreció un suculento plato de carne, su Lingote de cordero al horno con salsa tibia de miel y mostaza, se cocina durante 16 horas a 90ºC. Se deshuesa y con los huesos y cartílagos se hace un jugo que se mezcla con la carne para presentarla en una terrina sobre su caldo, resultando tierna y jugosa.

 

Dos postres para coronar la sesión, el Huevo de chocolate relleno de plátano (según temporada varía la fruta), vainilla negra y torta Inés Rosales. Y una campana escarchada que ocultaba una pequeña torre dorada de El Chocolate (3 tipos de chocolate negro).

Este fue, en definitiva, un amplio recorrido de sabores que nos hizo disfrutar del estreno de la temporada con Ropa Vieja.

Ropa Vieja, restaurante de tapas
C/ Muñoz Seca, 8
41005 Sevilla
620 12 40 25