Fotografía: Manolo Manosalbas
Textos: Javier Compás

Acaba de abrir en los “Cuatro Cantillos”, que es como en el barrio le hemos llamado toda la vida a la esquina de Alfarería con Antillano Campos, El Mercader de Triana, proyecto personal del gran cocinero sevillano, Víctor Gamero en el histórico corazón alfarero del arrabal.

Papas aliñás con melva canutera

Sé que lo de gourmet está muy manoseado y se aplica a casi cualquier cosa, pero en este caso pienso que es la manera más sencilla y directa de describir lo que es El Mercader de Triana, una abacería con tapas sencillas, sí, pero con el toque personal y la creatividad de un chef de la altura de Gamero. Todo es de calidad y está bien ejecutado, se atiende a la peculiaridad artesanal, como muestra un botón, los quesos, andaluces y seleccionados, como el Pajarete de oveja de Villamartín, el de leche cruda de cabra de Guarromán o el Calaveruela de Fuente Ovejuna, entre otros. Hasta el mínimo detalle tiene un proveedor de primera, como los picos y el pan de La Esencia (Mairena del Aljarafe). Así que Víctor sigue buscando buenos proveedores para afinar una carta que irá variando por temporadas o por criterios de mercado.

Ensaladilla de gambones al ajillo

Hay magnífica cerveza de grifo de Estrella del Sur, marca histórica sevillana acertadamente recuperada por Damm. De camino viene el vermut. Pero hemos de destacar la gran selección de vinos y las posibilidades de consumo y/o compra: Hay una amplia carta de vinos por copas, una selección de vinos por botellas a su temperatura y una amplia bodega donde podemos elegir cualquier botella para llevar a casa o consumir en el establecimiento tan solo por 8 euros de descorche añadido al precio marcado de tienda. Entre ellos vinos tan atractivos como el Albariño Do Ferreiro, tintos de Rioja Alavesa de Bodegas Pujanza, como Hado y Finca Valdepoleo, Valpincia Crianza y Gran Valpincia de Ribera de Duero, entre otras perlas enológicas. Especial hincapié hace la carta en vinos andaluces, en todos sus tipos y, especialmente, con una amplísima representación de generosos de alta calidad.

Costillas asadas en frío

El mismo sistema de “descorche” se emplea en la selección de conservas y latas que están a disposición de la clientela, tan solo por 2,50 euros, te la abren y te la sirven in situ. Hay que decir que todo lo que se vende en El Mercader de Triana se puede llevar a casa, no solo latas y botellas, sino cualquier artículo de la carta.

Y hablando de la carta, reseñar algunos bocados que dimos en esta primera visita al local de Víctor Gamero. Una cervecita con unos chicharrones para esperar la comanda, después un fresco y envolvente Malaje Chardonnay de Mijas para acompañar un deslumbrante plato de Papas aliñás con melva canutera y AOVE, vaya tronco de melva. Importantísima, una ensaladilla de categoría, en este caso una Ensaladilla de gambones al ajillo con mahonesa de AOVE.

Tosta de graten de gulas

Original y gustosa una de las tostas de la carta, Tosta de gratén de gulas al ajillo con mahonesa de AOVE, suculenta. Muy sabrosas también las Costillas asadas tipo “mechá” con su sal gorda, hablando de sal, los puntos del cocinero son los idóneos, buena mano para sazonar, parece una evidencia pero, por desgracia, no es lo normal en las cocinas actuales. Dos tintos andaluces copeamos para acompañar estos platos, un Escudo de Constantina y un fresco y frutal Campoameno Syrah de la Tierra Sur de Jaén.

Todos los productos son de calidad, como estos magníficos tomates

El Mercader de Triana

C/ Antillano Campos, 15

41010 Sevilla