ekeko

A la sombra del “Buen Pas”, plaza, catedral, paseo y punto de encuentro del bullicioso espíritu donostiarra, hay una calle que lidera en esto de comer y trasegar, un todo en uno, por varios y diferentes motivos: La calle Reyes Católicos.

Yo, que llevo más de un lustro escudriñando la Easo culinaria, tengo especial predilección por esta calle, pues allí y a no más de cinco metros del Ekeko, comí mis primeros morros guisados en mesas de mesón, hace veinte, y ataqué, sin perdón, a una de las primeras barras de pintxos que visité, que además adornaba su artesonado con los cinco jotas más bien colgados que he visto nunca, era el bodegón “Casa Vallés”…bodegón de los auténticos.

Equipo de Ekeko

Terraza de Ekeko

 

 

 

 

 

 

 

Pues bien, al ladito está el Ekeko. Veréis, pequeño, angosto, repleto siempre. Juvenil en el interior, puretilla en el exterior…Ekeko pregona su carácter púnico con su apellido: “Sanguchería”, palabrismo de sandgüich, así, redicho en peruano.

Se come estupendamente. Se come muuuuuy bien, pues son sus sabores intensos engarzados con una sabia mezcla de identidad y buena mano. La autenticidad de sus platos está avalada con técnica y conocimiento que no recae en lo nikkei sino en lo Perú-Peruano sin complejos. Mainer Lozano, cocinero jefe y su segundo,  Joao Madrugadas, cuidan de que lo que la carta predica sepa requetebién. El servicio lo manejan Arantxa Zagazeta y Alexia Barragán, atentas, alegres y diligentes. Camareras de una cercanía justa y medida, que no traspasan la raya esa cayendo en el colegueo (¡¡qué tal chicos!!), algo tan común hoy en día. Te tratan con NATURALIDAD, respeto y mucho agrado. Lo necesario y poco más. ¡¡Bien por ellas!!

Ensalada Causa Limeña

Sanguche Quinoa Burguer

 

 

 

 

 

 

 

La orquesta la dirige Chesko Salas, un curtido profesional, que coordina todo desde la barrita del interior y que ya dirigiera el otro establecimiento EKEKO de la Avenida de la Zurriola.

De lo de comer y para empezar, diré que consulten sin temor, pues para compartir hay listado y para lo individual también. Panceta Chifera, confitada en salsa togarashi, que hace honor a la fusión de la cocina peruana y la china. Causa limeña, una Ensaladilla de papa al estilo limeño con atún desmigado, vegetales y emulsión de aceituna y aguacate, de palabras mayores.

Panceta Chifera

Después los “sánguches”…para los que puedes elegir tu pancito a gusto. El de lomo saltado, con cebollita roja y tomate cherry a la plancha es una delicia. El de bao de hongo chifero es un bocado atómico, que describe la carta con pasional acierto: “Bollo hecho al vapor, relleno de hongo shiitake confitado en soja y su toque de miel, acompañado de salsa togarashi con lima y con rabanito, zanahoria y col morada rayada”. Leed despacio que se degusta incluso con leer las palabras.

Papas a la huancaína (queso fresco), de un bravo estilo peruano, aderezadas con ají amarillo y maíz morado. Hay, más. Mucho más que preferiría que descubráis los que tengan la suerte de andar por la zona. Merece la pena y os gustará horrores.

Sanguche vegetal

¡Ah! Antes de acabar con la reseña recordaros que para probar su tradicional Ceviche peruano, antológico, al estilo EKEKO, con su pescado del día, dados de camote y leche de tigre de la casa, hay que esperar al sábado. ¡Vaya! Qué casualidad…hoy lo es. ¡¡A por EKEKO, pues!!

Carta de EKEKO

Calle Reyes Católicos, 6-b
677876142
20006 – San Sebastián – Guipúzcoa
Terraza: si
Barra: pequeña
Reservas: sobre la marcha