dulces de conventos
Fotografía: Manolo Manosalbas
Textos: Javier Compás

Podríamos reivindicar la labor de las monjitas que se afanan cada día en sus conventos con mil argumentos, pero si no es bastante la labor social que realizan o la mera y difícil cuestión de mantener en pie un patrimonio histórico y artístico con escasisimas ayudas, apelemos a las primorosas elaboraciones que salen de sus cocinas y hornos.

Exposición en las salas del Alcázar de Sevilla

Porque hablar de dulces de conventos es hablar de productos de calidad cocinados de manera artesana manteniendo recetas tradicionales y distintas a esos turrones y dulces industriales con los que nos inundan los supermercados estos días. Los dulces de las monjas están amasados con amor, desprendimiento, quietud, modestia y grandes dosis de cariño al prójimo.

Si todavía les queda alguna duda de porqué deben de pasar por la exposición que estos días tiene lugar en Sevilla, piensen solamente en su mesa, en su paladar y en el disfrute de comer, regalar y compartir esos bocados de cielo que, envueltos en finos papeles de seda, pueden adquirir nada menos que en los Reales Alcázares de Sevilla, otro motivo más por el que merece la pena la visita.

Hasta cien voluntarias atienden al público

La muestra se abre al público todo este puente festivo: 6, 7, 8 y 9 de Diciembre en Reales Alcázares. Entrada por Patio de Banderas. Horario: De 10:00 a 19:00 h. (Horario continuo)

Este año son 19 los conventos participantes. Siete de Sevilla: S. Leandro (Agustinas), Sta. Paula (Jerónimas), Sta. Inés (Clarisas), S. Clemente (Cistercienses), Madre de Dios (Dominicas), Sta. Ana (Carmelitas) y Sta. María de Jesús (Clarisas) y doce de la provincia de Sevilla: Jerónimas de Constantina, Jerónimas de Morón, Clarisas de: Alcalá, Estepa, Marchena, Morón y Carmona, Dominicas de Bormujos, Mercedarias Descalzas de Marchena y de Osuna, Concepcionistas Franciscanas de Osuna y Carmelitas de Utrera.

Sultana de coco

También se tienen en cuenta las nuevas tendencias nutricionales y los problemas de alergias e intolerancias, así hay dulces especiales. Sin azúcar: Sta. Clara de Estepa, Sta. Clara de Alcalá, Sta. Clara de Morón y Dominicas Madre de Dios. Sin Lactosa: Purísima Concepción de Utrera. Sin Gluten: Yemas de San Leandro.

Pero no nos olvidemos que todos los dulces que se presentan en la Exposición, y muchos otros que es imposible incluir en ella, se hacen y venden durante todo el año en los tornos de los conventos, donde además se pueden encargar para celebraciones o para regalos. Algunos se pueden adquirir por internet.

Bello rincón de confituras artesanas

En Sevilla y provincia hay 35 conventos de clausura con 523 monjas. Los 19 conventos que exponen sus dulces en la muestra traen 290 variedades entre todos, que suponen más de 6.000 kilos de dulces, cifras que nos facilita  Claudia Hernández, coordinadora de esta XXXV edición de esta Exposición y venta de Dulces de los Conventos de Clausura.

Las monjas viven de su trabajo y de la limosna. Su lema es Ora et Labora. Gracias al cariño del público de Sevilla y a numerosos turistas que nos visitan esos días, ayudamos a las monjas de clausura a cubrir sus necesidades más básicas durante una temporada. ¡Y es una dulce manera de ayudar!