Dow’s

Hay muchos paralelismos, con todas sus diferencias de concepto y elaboración, entre los españoles vinos generosos de Jerez y los portugueses de Oporto, pero básicamente, tienen en común, aparte de técnicas como el encabezamiento alcohólico de los vinos y las largas maduraciones en botas de madera, su vinculación económica con Gran Bretaña. Esa vinculación comercial británica coincide en ambas zonas vinícolas ibéricas en cuanto a la proliferación de apellidos anglosajones en la cabecera de las casas de vinos y bodegas.

Sin embargo la historia de Dow’s es algo diferente a la de la mayoría de las grandes casas de vinos de Oporto, todo ello con origen hace más de 200 años. En 1798 el comerciante portugués Bruno da Silva se estableció en Londres para importar vino de su país, así comenzó una floreciente carrera comercial entre Oporto y los puertos ingleses de Bristol y Londres.

Da Silva se casó con una inglesa y continuó con la expansión de la firma. Siguiendo la saga familiar su nieto, Edward da Silva, y su socio comercial Frederick Cosens, se asoció  en 1868 George Acheson Warre, cuya familia había estado involucrada en el comercio de Oporto desde sus inicios. En 1877, Silva & Cosens se fusionó con otra importante compañía portuense, Dow & Co, cuyo socio principal era James Ramsay Dow, famoso por su tratado “Investigación sobre el hongo de la vid”. El hongo Oidium estaba en ese momento devastando los viñedos del Duero, y aunque más pequeño que Silva & Cosens, Dow & Co se había convertido en un productor portuense de gran prestigio con una gran reputación por sus Vintage Ports. Así cuando las dos compañías se fusionaron, se decidió adoptar Dow’s como marca.

En 1912, el socio principal de Dow’s, George A. Warre, decidió regresar a Inglaterra e invitó a Andrew James Symington a administrar los viñedos de Dow’s en el Alto Valle del Duero. El éxito de la asociación entre los Symington como productores portuenses en el Duero y Gaia, y los Warre en Londres a cargo de las ventas, duró medio siglo hasta 1961, momento en que los Symington se convirtieron en los únicos propietarios de Dow’s.

Viñedos del Alto Douro

Los viñedos de Quinta do Bomfim y de Quinta de Senhora de Ribeira, en sus inclinadas pendientes del Valle del Alto Douro, se asoman al río ya en su tramo portugués. Viñedos cultivados por generaciones de la familia Symington, dando como resultado sus extraordinarios Vintage y unos excelentes vinos como este Dow’s Fine Tawny Port que, volviendo a las coincidencias jerezanas, tiene también una inigualable relación precio – calidad, pues podemos adquirir una botella por menos de 8 euros.

Dow’s Fine Tawny Port es un Oporto de un purpureo color tinto que, tras su envolvente y elegante nariz, nos ofrece en boca una sensación aterciopelada donde se conjugan frutas pasificadas con recuerdos de la madera que equilibran con su sequedad el dulzor de entrada. Ligero pero con cuerpo, largo, con una fina persistencia que nos deja el paladar envuelto en gratas sensaciones.