Si un mediodía uno ya disfruta de una primavera anticipada en el centro de Sevilla, llega a un lugar repleto de amigos y compañeros del mundo del vino y encima revisita después de bastante tiempo qué se embotella ahora en la extremeña y querida D. O. Ribera de Guadiana y se sorprende con buenos vinos, el lunes se vuelve luminoso.

Productos de la tierra extremeña

Este lunes 25 de Febrero, el muy activo últimamente, Patio del Magnolio de la Taberna del Alabardero de Sevilla, se han presentado diversas bodegas, bastantes cooperativas por cierto, de la Denominación de Origen extremeña de Ribera de Guadiana. Al atractivo de conocer los últimos vinos elaborados en esta extensa zona vinícola, se unieron otros productos tan atractivos como el Cordero de Extremadura, que goza de Indicación Geográfica Protegida; el Pimentón de la Vera, también con D. O. Protegida; Jamón de cerdo ibérico Dehesa de Extremadura, D. O. Protegida; y varios magníficos quesos también extremeños y de producciones con denominaciones reconocidas como la Torta del Casar, el Queso de la Serena y el Queso de cabra Ibores.

Los bodegueros explican sus vinos

Todo ello en un programa organizado por la D. O. Ribera de Guadiana y el apoyo de la Junta de Extremadura, bajo la denominación “Disfruta amig@” y “Tierra, Vino y Amig@s”, una campaña que pretende extender el conocimiento y el consumo de los vinos de la denominación y de otros productos del campo extremeño como los citados anteriormente.

El salón ha contado también, en este caso, con la colaboración de la Asociación de Hosteleros de Sevilla, precisamente saludamos a dos miembros de su junta directiva, los empresarios de hostelería Manuel Castilla y Andrés Laredo, felicitamos a ambos por la reactivación de la Asociación y los nuevos aires que han traído a ella.

Bodegas Paiva

En cuanto a los vinos presentes en el salón, contamos cerca de veinte bodegas, representantes de las diversas subzonas de la Denominación de Origen Ribera de Guadiana, dos en Cáceres: Montánchez y Cañamero, y cuatro en Badajoz: Ribera Baja, Ribera Alta, Tierra de Barros y Matanegra.

Por citar algunos vinos dignos de ser muy tenidos en cuenta, dentro de la muy significativa, en general, representación de las bodegas, nos llamó la atención el blanco Solo, un 100% Cayetana Blanca de Bodegas Martínez Paiva, una uva autóctona que propicia vinos frescos y frutales de magníficas sensaciones en boca. Sabido es que la zona en torno a Almendralejo es también zona de cavas, a pesar de las trabas impuestas al Ministerio por el lobby catalán, muy fáciles de beber y frescos los Extrem de Bonaval, tanto el blanco de Macabeo y Parellada, como el rosado de Garnacha, por cierto que esta bodega familiar, López Morenas, ha realizado un rediseño llamativo de su tradicional tinto Lar de Barros.

Jaloco, un clásico de los vinos extremeños

Hablando de tintos, muy en su línea de corte tradicional el Palacio Quemado de Viñas de Alange. Muy bueno el Viñedos de Ponzano Crianza, con 60% Tempranillo, 20% Cabernet Sauvignon y 20% Graciano, con buen equilibrio de fruta y una madera muy elegante. En esta misma línea de madera, fruta madura y notas especiadas, los tintos de Bodegas Toribio, nos gustó mucho su Esenzia y su Madre del Agua; también el Emperador Crianza de Viticultores de Barros.

Todo ello muy bien acompañado del jamón y los quesos extremeños, el cordero y un carpaccio de ternera espolvoreado con Pimentón de la Vera.