El 3 de febrero, para el mundo católico occidental, se celebra el día de San Blas, en Oriente, san Blas era armenio, es el 11 del mismo mes. Dice el refrán hispano que “por san Blas la cigüeña verás, y si no la vieres, años de nieves”, esta segunda parte supongo que es más para los de más arriba de Despeñaperros que para los sureños, donde hace tiempo (cambio climático mediante) los pájaros que traen los niños se quedan por aquí tan ricamente. San Blas fue eremita en una cueva del monte Argeus (Erciyes), quizás no habría podido resistir la tentación, en su vida ascética, de una magnífica tarta de zanahorias.

Carrot Cake de Levaduramadre

Lo de la tarta de zanahoria (Carrot cake para los modernitos) es una moda de ayer por la mañana. Una tarta verdaderamente atípica nacida de la escasez y popularizada en plena II Guerra Mundial. En España parece que llevara toda la vida, porque es fácil encontrarla en restaurantes y cafeterías de todo el país,  pero realmente no llegó hace mucho tiempo, lo que sí es cierto es que lo hizo con fuerza y con una amplísima variedad de recetas.

De entre esas recetas vamos a tomar las que nos hacen llegar estos amigos que pueden ser  dos alternativas muy interesantes, por un lado la que preparan en Levaduramadre Natural Bakery, empresa madrileña de pan artesano y otros productos que también imparten cursos, su tarta se atiene a la fórmula clásica en forma de layer cake (tarta en capas) y las muy originales de La Sagrada Fábrica y Blue Moon Taphouse, insuperablemente tiernas, servidas con una reducción de mermelada de cerveza.

Quizás al pensar en una tarta no pensemos de pronto en queso y zanahoria como ingredientes fundamentales, sin embargo, todos los que hayan probado la tarta de zanahoria en alguna ocasión saben que funcionan muy bien. El origen del uso de estos ingredientes para elaborar dulces no está muy claro: “Se popularizó durante la época de escasez y racionamiento de la II Guerra Mundial en Gran Bretaña. Durante estos años, el azúcar era un ingrediente muy escaso y muy caro, por ello en la elaboración de algunos dulces lo sustituyeron por un vegetal con una capacidad edulcorante muy alta, como es la zanahoria. Con ello lograron un bizcocho dulce, bastante húmedo y sin mucho sabor a zanahoria. Lo de hacerlo en capas, añadirle frostings y rellenos ya vino después”, según cuenta Moncho López, de Levaduramadre Natural Bakery.

Cerveza Bohío – Ingrediente Carrot Cake

La verdad es que hay diferentes recetas para una carrot cake: con nueces, con pistachos, con piña, con mucha crema de queso ligera… pero en casi ninguna de estas recetas faltarán además estas tres especias: canela, jengibre y nuez moscada: “Y ahí está una de las claves de la receta, en encontrar el sutil equilibrio entre las tres porque todas ellas tienen mucho sabor, y si nos pasamos con alguna, nos cargamos el bizcocho”, explica Moncho, en cuyo obrador preparan la tarta de zanahoria con varias capas, con queso crema elaborado a base de mantequilla, queso y azúcar para que mantenga bien la humedad.

Más originales son las de La Sagrada Fabrica (Ponzano, 74) y Blue Moon Taphouse (Paseo de San Francisco de Sales, 34), auténticos templos de la cerveza artesana en Madrid que la acompañan con una reducción de mermelada de cerveza Bohío: “La Bohío Barley Wine es una cerveza de alta graduación especial para postres, de cuádruple malta, equilibrada de color y aroma de chocolate con notas a caramelo, manzana y café” cuenta Dani Martin, consultor de operaciones del Grupo DIHME.

Pues ya saben, el 3 de febrero también es el día de la Tarta de Zanahoria.