Málaga, cinco de la mañana. La musiquilla del despertador de mi “aifon” no ha conseguido sorprenderme en el sueño. Llevo un rato revolviéndome en la cama y toda la noche procesando el reportaje de hoy. Hemos quedado a las 6,30 AM en un lugar que desconozco, para iniciar el reportaje encargado por Román Alberca de Gourmedia, con la salida del sol.

ANCLA--5351Los veintiséis kilómetros que me llevan al Ancla pasan volando.  La autovía, por la que circulamos pocos vehículos, brilla. Todo está cerrado menos una sola gasolinera abierta en la que aún no tienen café…Desaliento. Todavía es noche cerrada. Continúo siguiendo las indicaciones de mi GPS hasta llegar a una pequeña explanada rodeada de grandes chalets y rematada por dos enormes eucaliptos. He llegado.ancla---5445

Me recibe Sebastián, guarda de noche y me presenta a Eduardo, propietario. Eduardo lleva ya varias horas en planta. Recorre la playa, va al mercado y repasa y organiza el día. Es muy joven y enormemente correcto. Eso me gusta.

Me enseña el complejo. Una gran piscina, muy azul, rodeada de hamacas y camas balinesas preside el lugar. Un edificio blanco de dos plantas y dos más pequeños, boutique y chiringuito, completan el espacio. Empieza a clarear.

ancla---5592Tras un café del oeste subo a la terraza y coloco trípode apuntando al este. Comienza el espectáculo, sale el sol. Una barquita va dejando su estela cerca del horizonte. A medida que transcurre la jornada voy descubriendo todo el encanto del Ancla. Sus luces, la atmósfera y los detalles que lo hacen singular. No se oyen voces a pesar de estar muy concurrido. El personal, muy joven, se mueve con rapidez sin perturbar la tranquilidad que busca el cliente. El salón principal y la terraza ya están montados.ancla---5597

Maravillas. Jamás he visto una estampa más bella. La terraza cuelga literalmente sobre la playa. La luz es tamizada por un enrejado de tela y en la terraza, donde se celebra un cumpleaños feliz, la sensación se repite. La cocina ya trabaja a toda máquina. Manuel, veterano cocinero, dirige, Juan Carlos, en el ojo del huracán, coordina y Alejandro y el equipo, atienden en sala. Servicio sin sobresaltos.

ancla---5620Producto, producto y más producto. Chirlas, arroces, almejas, carabineros, lubina, bogavantes…Cocina magistral. Desnuda. Esencial. Mesas a tope hasta el atardecer que nos muestra otra versión del Ancla igual de agradable. Hora de mojitos, gente feliz y relax. Y de pronto el día se acaba. Llega el crepúsculo, el pase de cena y la sala se llena de nuevo. El edificio principal, donde todo sucede, reflejado en el agua de mar de la piscina, parece navegar por ella. Son las 11,30 de la noche y la emoción continúa con las últimas fotos. Uff!! Lo dicho. Un día en El Ancla. Un día de emociones y encantado. Una experiencia más que bonita.ancla---5649

ANCLA--5623Restaurante El Ancla

Avda. de Carmen Sevilla s/n. Urb. Linda Vista Playa

San Pedro de Alcantara 29670 Marbella (Málaga)

Tfno.: 952 787 496 / 952 789 328 /630 211 613

Horario de Restaurante: 13:00 a 23:30 de martes a domingo