El tercer jueves de Noviembre se celebra en todo el mundo el día del Beaujolais Nouveau, hasta doscientas ciudades del planeta celebran el descorche de ese vino nuevo, joven y rojo, que nace en Francia. Bodegas Salado de Umbrete, la centenaria bodega familiar del Aljarafe sevillano, ha propiciado este año, el mismo día, el descorche del mosto nuevo, nuestro vino blanco más joven.

Es empeño personal de Rafael Salado, y eso le honra, dignificar la apreciación del público por el que en estas tierras del Sur se llama “Mosto Nuevo” y que es un vino blanco muy joven, embotellado apenas terminada la primera fermentación, usualmente aún turbio, sin apenas filtrar, manteniendo todas sus características frutales, incluso con un punto de carbónico de la fermentación.

La puesta en escena de este “Descorche del Mosto Nuevo” tuvo lugar el jueves 21 de Noviembre en las singulares dependencias del Mesón Don Raimundo, un tradicional restaurante sevillano enclavado en un angosto callejón del Barrio de Santa Cruz, en la conocida Cuesta del Bacalao.

Carlos M. Montero, con su habitual amabilidad, fue el anfitrión en una cata dirigida por Daniel Felizón de Bodegas Salado, que nos guió a través de la elaboración de este tradicional vino joven aljarafeño a base de uva Garrido Fino, un varietal autóctono de la zona que nos transmitió unas frutales sensaciones de pera de agua, manzana y un recuerdo de levaduras de fermentación, con una magnífica acidez que, con su punto dulzón, se equilibra con una nota amarga al final.

Esa dignidad que Salado pretende para el Mosto del Aljarafe, pasa por su servicio en buena copa de vino y en contar con él en las cartas de los restaurantes y en las pizarras de los bares de tapas, desterrando la idea de que es un vino exclusivamente de taberna y bodegón de pueblo.