Fotografía: J. C. y Probando Probando

Bodegas Privilegio del Condado es santo y seña del cultivo de la vid y la elaboración de vinos en el Condado de Huelva. Una historia que se materializa en la cooperativa creada en 1955, pero que tienen una tradición de siglos. Vinos que acompañaron a Colón en su aventura trasatlántica y que llevan a gala, haber mantenido uvas tan características como la Zalema y la Listán, por poner un par de ejemplos muy significativos.

Mioro Gran Privilegio y papas aliñás de La Barra de Inchausti

La creación de Bodegas Privilegio del Condado marca un antes y un después en los vinos de la comarca en general y de Bollullos del Condado en particular. Los pequeños viticultores se unen para hacer una bodega grande y luchar en un competitivo mercado con las armas de la unión.

De la mano del Delegado de Zona de la bodega, Víctor M. Morian, junto con el comunicador Fran León, recorrimos junto a un pequeño grupo de compañeros de la comunicación, los vinos de la bodega, sus clásicos actualizados y las nuevas creaciones que han hecho de Privilegio del Condado una de las bodegas más dinámicas de Andalucía.

Blanco semi seco Erase una vez

Dos magníficos bares del centro de Sevilla pusieron su casa y sus creaciones gastronómicas a nuestro servicio para, acompañados de los vinos de Bodegas Privilegio del Condado, disfrutar de una magnífica noche eno gastronómica que arrancó nada menos que en La Barra de Inchausti, donde nos atendió con su profesionalidad y simpatía habitual Isidro Inchausti, mientras su hermana Conchi (magnífico el toque del gorro de chef, la ropa impecable, como debe ser) nos iba sacando gloria bendita de la cocina. Una atrevida combinación, el vermut Misterio (dulzón, especiado, cítrico) con ostras, funcionó.

Interesante charla sobre vinos y gastronomía andaluzas en torno a Bodegas Privilegio del Condado

 

Unas papas aliñás de categoría, alcaparras con ajos y unos chicharrones ponían el toque castizo a la mesa, mientras disfrutábamos de Mioro Gran Selección, creo que el vino buque insignia de la bodega, un blanco de impecable elaboración con las uvas Zalema, Listán y Moscatel que acompañó perfectamente a un excelso Carpaccio de gambas rojas y virutas de foie.

Cava Palacios de Doñana

 

 

Un agradable paseo nocturno junto a la Catedral nos llevó hasta El Rincón de Murillo, en el corazón del Barrio de Santa Cruz, donde hay que agradecer que José María Bejarano estuviese al pie del cañón a pesar de estar recién salido de quirófano, otro gran profesional de nuestra hostelería.

 

 

Vino de hielo Carámbano

Allí brindamos con el espumoso Palacios de Doñana, un D. O. Cava fresco y de buena factura, que se embotella para la bodega en Almendralejo. Tuvimos también ocasión de probar una de las más recientes creaciones de la bodega, el simpático blanco semi seco Erase una vez. Todo ello junto a un sabroso Tartar de buey y una espectacular carne guisada que nos ofreció José María. Para terminar el original Carámbano, un vino elaborado a partir de uvas blancas congeladas, glicérico, fresco y dulce a la vez, con una acidez muy atractiva y unas notas de lichis y flores blancas muy agradables y que acompañó a la perfección a los dos postres de la casa, una tarta de chocolate y un magnífico pudin.