Dani García
Fotografía: Manolo Manosalbas
Textos: Javier Compás

Hace unos días era portada de nuestra revista la entrega de la tercera estrella Michelin al restaurante Dani García de Marbella (Málaga), al que da nombre el cocinero que, 27 días después de la gala Michelin de Lisboa, anuncia mediante un video que en menos de un año cerrará las puertas de su restaurante situado en el complejo hotelero marbellí de Puente Romano.

La noticia ha sido la bomba gastronómica de la semana indudablemente y lo será probablemente de una buena temporada. Los comentarios de todo tipo calientan las redes sociales con opiniones para todos los gustos. Respeto, valentía, operación de marketing… son de las citas más frecuentes en las redes. Pero creo que sería muy arriesgado sentenciar en caliente sobre una decisión personal que, según el propio chef, lleva madurando desde hace años.

Indudablemente García tenía muy estudiada la puesta en escena de su anuncio, video con el equipo, emotiva anécdota familiar y una entrevista exclusiva a un diario (catalán). Seguro que en los próximos meses las reservas en el restaurante de Dani García se van a multiplicar, pues muchos aficionados a la buena gastronomía querrán probar las elaboraciones del chef malagueño antes de que abandone la alta restauración, no cerrar después de eso sería ciertamente comprometido.

Dani García en una edición de Andalucía Sabor

Pero parece que Dani lo tiene muy claro, el próximo 22 de Octubre de 2019, días antes de la aparición de la nueva guía Michelin para 2020, su restaurante cerrará las puertas para dejar paso después a un “Steak House” o, dicho en román paladino, un asador, especializado en hamburguesas según ha anunciado el propio chef.

Será la primera y última temporada que el restaurante Dani García de Marbella esté abierto con tres estrellas Michelin. Durante estos meses, el chef formado en esa gran cantera que ha sido la Escuela de Hostelería La Cónsula, que consiguió la primera estrella Michelin con tan solo 25 años en Tragabuches (Ronda, Málaga), recreará los platos que ha ido creando a través de su trayectoria profesional y que indudablemente, han supuesto la incorporación de la creatividad y las técnicas contemporáneas a la cocina tradicional andaluza.

Andoni L. Aduriz y Dani García, dos Michelin en Málaga

Varias son las razones esgrimidas para este cambio radical, aunque meditado largo tiempo según hemos ya señalado. La dedicación a la familia y a la vida personal, cruz de tantos trabajadores de la hostelería, pero también el inicio de nuevos proyectos, como el que califica el propio chef como “la segunda revolución pendiente de la gastronomía española”, en palabras del propio García, utilizar todo lo creado y conseguido por nuestra alta restauración para elevar el nivel de la hostelería media, con precios asequibles a la mayoría del público.

Daniel García seguirá con sus demás locales en funcionamiento además de estrenar esta temporada un espacio de cocina en TVE 1.