Raúl Fernández no deja de sorprendernos con sus nuevos proyectos. Un tinto y un blanco diferentes y originales, ambos denominados Cueva La Sima, nos llegan desde la Sierra Norte de Sevilla para, una vez más, confirmarnos que este joven bodeguero es uno de los más interesantes de Sevilla.

Cueva La Sima es un proyecto de Bodegas La Margarita que, en su afán de buscar siempre nuevos vinos de calidad, nos presenta dos tiradas muy exclusivas, por el pequeño número de botellas embotelladas, tanto del tinto, como del blanco, del que apenas se han elaborado 600 botellas, de manera experimental, en cada caso.

Un blanco de 2015 elaborado con uvas de Chardonnay (88%) y Airen (12%), combinación que ya de por sí no es muy común. Pero quizás su mayor originalidad reside en que este blanco permanece nueve meses en barricas de madera de castaño, de árboles procedentes de la propia finca y reposado en tinajas de barro.

Tino de barro

Barrica de castaño

Ha sido todo un privilegio ser de los primeros en catar este vino que, a pesar de ciertos matices, nos parece un gran paso adelante en la elaboración de blancos de calidad en la provincia de Sevilla, así se ha refrendado hace unos días al conseguir el galardón de mejor blanco en la IIª Edición de Vinos de la Provincia de Sevilla.

De entrada nos gusta su presentación, sobria y elegante, similar tanto para el blanco como para el tinto. Empezamos a catarlo demasiado frío, un vino de este empaque requiere una degustación más atemperada, así que yo recomendaría su consumo a unos 12º a 14º.

Sala de barricas de B. La Margarita

Cueva La Sima Blanco 2015 aparece en la copa como un vino de un limpio y brillante, de un sorprendente tono oro rosado. En nariz apreciamos notas de especies vegetales propias de la región con algún matiz de frutos secos, nos recordó, por ejemplo, a un guiso muy tradicional de cardo con almendras, todo ello matizado por recuerdos de lías y tostados de la crianza. En boca presenta buena acidez y cuerpo, es graso, envolvente en el paladar, seco, quizás le faltaría algo de fruta para estar absolutamente equilibrado. El paso de boca es sensual y elegante, con buena persistencia que nos deja ligeras notas minerales.

Viñedos del Pago del Zancúo (B. La Margarita)

Cueva La Sima Tinto 2015, está elaborado con uvas Tempranillo de la propia finca y criado durante 12 meses en barricas de madera proveniente, al igual que en el blanco, de castaños de la propiedad, reposando un tiempo en tinas de barro.

El tinto presenta una bonita capa media de color rubí con brillantes bordes burdeos. En nariz se va abriendo al airearse en la copa desplegando notas de frutos rojos maduros, incluso guinda en licor, se aprecian tostados de la crianza junto a notas balsámicas. En boca fluye fácil, con un cuerpo medio, fresco pero con una astringencia algo secante que denota que aún se redondeará más en botella.

El precio aproximado en el mercado para ambos vino será de 9 euros.