Navarra, tierra tan querida por este cronista por varias circunstancias, es región rica y variada en su geografía y, por lo tanto, en sus productos. Vinos y vegetales, al fin y al cabo el vino es consecuencia de un vegetal, la viña, son riqueza gastronómica en sus distintas vertientes. Desde los bosques del Norte, con su precioso Valle del Baztán, ahora de moda con las andanzas novelescas de una investigadora de Elizondo, hasta las fértiles tierras de la Ribera, Navarra ofrece un patrimonio artístico, cultural y enogastronómico encomiable.

Y una de las industrias que mejor muestra la actual cara de los productos agroalimentarios de Navarra es la casa de conservas vegetales La Catedral de Navarra. No solo por la calidad de sus productos, sino también por el diseño y actualización de sus presentaciones. Efectivamente, además de la riqueza de sus contenidos, los tarros y packaging en general de la marca, son un referente en industrias de este tipo que quieran conjugar tradición alimentaria y actualidad de diseños de presentación.

La familia Sanz lleva más de setenta años en el sector de las conservas vegetales. Su filosofía es trabajar productos de calidad cultivados en el entorno de la casa de elaboración, conservando la frescura y propiedades de los vegetales recién cosechados.

Los productos envasados por La Catedral de Navarra van amparados por las denominaciones de origen de la zona. Así, por ejemplo, sus espárragos blancos, de calibre grueso, llevan el sello de Espárrago de Navarra Indicación Geográfica Protegida. Los pimientos de piquillo llevan el sello de la Denominación de Origen Piquillo de Lodosa. Su alcachofa se etiqueta como Alcachofa de Tudela con Indicación Geográfica Protegida.

En cuanto a platos preparados, podemos disfrutar de la Fabada de Casa Gerardo, el tradicional restaurante de Prendes (Asturias) con una estrella Michelin, fundado en 1882 y cuya fabada, entre otros platos, es famosa en toda España. Su famosa fabada la presenta La Catedral de Navarra en un tarro de cristal, lista para calentar y disfrutar.

Por último señalar sus aceites de oliva virgen extra, comercializados bajo la D. O. P. Aceite de Navarra y elaborados a partir de las variedades Arróniz, Empeltre y Arbequina.