En el disfrute del vino es fundamental que, para la mayoría de los que lo prueban, el vino cumpla las premisas fundamentales de ser agradable al paladar, fácil de beber y buen acompañante de la comida. Conde de Iznar Crianza cumple todas esas premisas.

Conde de Iznar Crianza 2013 es un tinto de Tempranillo de Ribera de Duero que, además de cumplir los parámetros que hemos señalado en el primer párrafo de este artículo, tiene un precio tremendamente competitivo para la calidad que demuestra en la copa.

El Grupo GM Cash es un cash & carry especializado en productos para profesionales que, en su sección de bebidas, cuenta con una bodega de unas 450 referencias. De la selección y descripción de sus vinos se encarga la experta sumiller Anna Vicens, que visitó Sevilla para describir estos vinos, en la última edición del Sevilla Tapas Week.

Anna Vicens

Este crianza de Ribera de Duero es un vino fluido, de cuerpo medio, con un brillante color granate que, en nariz, muestra notas de fruta madura sobreponiéndose a los tostados de la madera. En boca entra fresco, a la vez que se reproducen las impresiones frutales y algunos recuerdos de especias. Un vino redondo, sin aristas, lo que en el argot del mundillo del vino se llama de trago largo.

Conde de Iznar nace en Bodegas Señorío de Nava, viñedo y bodega situados en la localidad burgalesa de Nava de Roa, creada en 1986, tras la rehabilitación de las instalaciones de la vieja cooperativa de San Antolín. Tras una búsqueda de suelos idóneos encuentran en  el término municipal de Gumiel del Mercado, a 20 kilómetros de la bodega, donde plantar sus viñedos y se crea Finca San Cobate con 240 has. También poseen bodega de blancos en la Denominación Rueda. Cultivan para los tintos Tempranillo, o su varietal comarcal, la Tinta del País, y la Cabernet Sauvignon, como variedad minoritaria en algunas de sus elaboraciones.

P.V.P. aprox.: 3,50 €