la catedral de navarra

Conservas La Catedral de Navarra ha sabido actualizar la presentación de sus magníficos productos, siendo desde hace años, una referencia imprescindible en cualquier tienda gourmet que se precie. Sus productos, amén del diseño moderno y elegante de sus presentaciones, son representativos de los de más alta calidad de la huerta navarra. Siempre es un placer recibir su caja negra en estas fechas.

Productos de La Catedral de Navarra

Efectivamente, todos y cada uno de los productos envasado por La Catedral de Navarra, vienen amparados por los sellos de calidad más cualificados del panorama agrícola nacional. En la tradicional caja negra de La Catedral, se unen algunas de las más señaladas denominaciones de la huerta navarra.

Tras sus cuidados botes de cristal, se guarda un producto de máxima calidad y procedencia 100% nacional. Impresionan, de entrada, sus espárragos blancos extra gruesos, con el sello correspondiente de la Indicación Geográfica Protegida (IGP), Espárrago de Navarra. También amparadas por su correspondiente IGP, las alcachofas de Tudela, corazones enteros de buen tamaño. Sus pimientos del piquillo se presentan en dos formatos, un tarro de cristal con la indicación Piquillo de Lodosa y una conserva en lata de Pimientos del piquillo confitados, según la receta tradicional navarra. En aceite de oliva se presentan sus Habitas baby extrafinas y de pequeño tamaño, finísimas de sabor.

Desde Prendes, Asturias, llega la receta de la famosa Fabada de Casa Gerardo, envasada especialmente para La Catedral de Navarra. La familia Morán, padre e hijo actualmente, regenta Casa Gerardo en el bello paraje asturiano, desde hace 135 años. Un ejemplo de la gastronomía asturiana tradicional, puesta al día sin perder ni un ápice de sus raíces. La Catedral de Navarra pone en casa este prestigioso plato asturiano.

Más de setenta años cuenta la historia del proyecto de La Catedral de Navarra, abanderado por la familia Sainz en la localidad de Mendavia, en la Ribera Navarra. El esfuerzo de investigación de la marca se dirige a mantener intactos el sabor, la textura y la franqueza de las verduras recién cosechadas. Los frutos son elaborados y conservados nada más llegar del campo, y cada paso del proceso vela por que no se pierda ni una pizca de su autenticidad. Buenas tierras de Navarra para alegrar las mesas de Navidad, con productos sanos y auténticos.