Dentro de las actividades que se están desarrollando en la Semana Internacional del Jerez 2020, este miércoles ha tenido lugar a nivel mundial y durante las 24 horas del día, la llamada Sherry Dinner 24 hours. Comenzando por Australia, pasando por China y el Reino Unido, llegó a España a las nueve de la noche (hora local) para completar las 24 horas en Estados Unidos.

24 Hours World Sherry Dinner Party en directo

La Cena del Jerez en España fue retransmitida a través de Facebook Live y por el canal vinosdejerezTV en Youtube. El conductor de esta cata en directo fue Pepe Ferrer, participando también desde la Bodega San Ginés del Consejo Regulador de Jerez, Pepe Monforte de Cosasdecomé, la sumiller Paula Menéndez y Javier Benítez, Delegado Provincial en Cádiz de Canal Sur y director del programa Tierra de Vinos en la emisora radiofónica RAI.

Nuestra revista ha sido uno de los 50 privilegiados que hemos recibido el kit completo para la cata, compuesto por cinco tipos de vinos generosos y varios productos de la gastronomía gaditana. A lo largo de las dos horas que duró esta interesante experiencia eno-gastronómica, como la he calificado en nuestro titular, y tal como subrayó Pepe Ferrer, hemos podido apreciar la versatilidad de los vinos de Jerez para acompañar a cualquier tipo de plato, y como cambia la percepción organoléptica de estos según el vino con el que lo armonicemos.

José Ferrer, conductor de la cata

Comenzamos con uno de los tres quesos aportados por la quesería El Bucarito, una empresa de Rota que elabora quesos de cabra de raza Florida con leche cruda. El primero fue el conservado en manteca de cerdo, su untuosidad láctica se vio reforzada por la punta salina de Manzanilla La Goya (Bodegas Delgado Zuleta de Sanlúcar de Barrameda). Con el Amontillado Olvidado de Bodegas Sánchez Romate Hermanos el queso resultó más seco.

Muy curioso el Pesto de algas marinas de Suralgas (Vejer de la Frontera) y muy curiosa también su armonía con el Fino Del Puerto de Bodegas Lustau, potenciándose mutuamente, acrecentándose la sensación marina del pesto de algas y la punta de salinidad de este fino criado en El Puerto de Santa María, sensación marina que se solapó al probarlo con el Amontillado, aflorando notas de frutos secos.

Vinos y productos gastronómicos de Cádiz

La noche se estaba calentando cuando llegaron dos bocados muy sabrosos. De la atunera Gadira de Barbate, una Mojama de atún rojo salvaje de almadraba de jugosa textura y punto de sal que resalta tanto con la Manzanilla como con el Fino. Co el espectacular Oloroso Fernando de Castilla Antique, la armonía es más compleja, en el buen sentido del término. Aquí Ferrer propuso añadir un poco del Pesto de algas, resultando una potente “bomba” de sabor, con una lucha de poder donde el mar es protagonista, reforzada por el trago con el Amontillado.

Una primicia fue probar el Solomillo de atún rojo de Gadira en conserva. Jugoso y muy sabroso, su carne fina proporciona un bocado elegante que evoca guisos de atún y que armonizó perfectamente con el Fino Del Puerto.

Pepe Monforte charla con José Ferrer

Sobre la mesa el segundo queso de El Bucarito, el conservado con pimentón, que probamos primero con el Amontillado de Sánchez Romate Hnos., perfecto, y después, con el Cream Canasta de Bodegas William & Humbert que, lamentablemente en nuestro caso, presentaba desagradables olores de corcho que también se transmitían en la boca desvirtuando su cata, por lo que lo obviaremos de nuestros comentarios.

Alguno de los maridajes de la noche

Potencia es también la palabra para definir las dos siguientes armonías. Primero Picarninas, un paté de tagarninas elaborado en Paterna de la Ribera que nos trajo el sabor de un guiso de tagarninas esparragadas, el punto de amargor de este bocado solo lo aguanta el Amontillado, fundiéndose y potenciando el picante. Después el Guiso de chocos al pan frito de Conservas Senra (Sanlúcar de Barrameda), un plato tradicional gaditano que se presenta listo para calentar y consumir, con unos chocos tiernos y sabrosos pero quizás con un exceso de salsa. Aquí funcionó el maridaje local con la Manzanilla La Goya, aunque podríamos haber tomado también el Fino o el Amontillado.

También de Paterna de la Ribera nos llegaron unos magníficos Chicharrones tradicionales de Sabores de Paterna, carne especiada y grasa que funcionó muy bien con el Oloroso Fernando de Castilla. Y el tercer queso de El Bucarito, sorprendentemente un queso azul elaborado en estas tierras sureñas, maridaje curioso con la Manzanilla que potencia las sensaciones herbáceas del queso, más láctico con el Amontillado.

Fin de fiesta con el Alfajor de Medina Sidonia, otro de los pueblos de la Ruta del Toro de la noche. Almendras, hierbas y especias de la campiña gaditana, unos bocados de ecos arábigos que culminaron una interesantísima noche de vinos del Marco de Jerez y de productos gastronómicos gaditanos.