baluarte

La Sala La Revuelta acogió una cata de vinos de la gama Baluarte, vinos mono varietales de reciente creación elaborados por Bodegas Gran Feudo del grupo navarro Chivite, familia vinatera cuya historia en el sector se remonta al siglo XVII.

gran feudo

Vinos de la gama Baluarte

La nueva gama de vinos Baluarte, acoge vinos de la D. O. Navarra, la D. O. Rueda y la D. O. Ribera de Duero. Vinos pensados para un público joven e ideales para iniciarse en el consumo y en la cata de vinos. Fáciles de beber, frescos, intentaremos ahora analizarlos uno a uno.

Se inició la cata con Baluarte Verdejo 2016 (D. O. Rueda), un vino blanco con las características típicas de la variedad, presentando en copa un limpio y brillante amarillo de reflejos verdosos. En nariz muestra fruta fresca, apreciándose de entrada notas de manzana verde y, tras airearse un poco, deja notar sensaciones un tanto más tropicales, con recuerdos a piña acida.

Otro blanco se cató en segundo lugar, un Baluarte Muscat 2016 (D. O. Navarra), también con una nota de color de un amarillo brillante, en nariz se aprecian frutas de hueso, notas cítricas y un fondo floral, en boca hay sensaciones más dulces que en el Verdejo, con una acidez más atenuada.

Asistentes a la cata dirigida por Javier Compás de Gastrobaris

No podía faltar en una cata con vinos de la familia Chivite, un buen rosado de Garnacha. Baluarte Rosado 2016 (D. O. Navarra), sigue la moda de los rosados actuales en cuanto a presentar una capa de color bastante traslucida, un rosa asalmonado muy brillante y atractivo. En nariz se aprecia más vinoso que los dos blancos que le precedieron en la cata. Buen volumen en boca y muy versátil para servir frío y acompañar distintos platos veraniegos.

La segunda parte de la cata se centró en los dos tintos de la gama Baluarte, ambos elaborados con la gran variedad tinta española Tempranillo.

Baluarte Roble 2016 (D. O. Navarra) recibe una crianza de 3 meses en barricas de roble americano, a pesar de su corta crianza en madera aún requiere de más afinamiento en botella, mostrándose un tanto astringente y un poco desequilibrado en la sensación alcohólica, mejorará en unos meses.

Baluarte Roble 2015 (D. O. Ribera de Duero) fue el vino más apreciado por los asistentes a la cata y, sin duda, el de mayor personalidad. Tempranillo con una crianza de 4 meses en barricas de roble francés y americano, presenta un bonito color cereza con bordes violáceos. En nariz se aprecian frutas de bosque, notas especiadas y todo subrayado elegantemente por cremosas notas de crianza en madera. En boca es redondo, sin aristas, fácil de beber, ligero de cuerpo pero con suficiente estructura, un vino a tener en cuenta para cualquier pizarra hostelera.

Bodegas Gran Feudo

Cientruénigo (Navarra)

Distribuidor en Sevilla: Grupo Merino