Restaurante Alcuza
Foto de cabecera: Carpaccio de alistados con Juan Gil Moscatel Seco
Fotografía: Manolo Manosalbas
Textos: M. M. y Javier Compás

Los vinos distribuidos por Samuel Ortega armonizaron perfectamente con los platos del sevillano Restaurante Alcuza, en una cena maridada concertada por Laboratorios Fisiopharma, a la que asistieron como invitados especialistas y profesionales del mundo de la medicina.

Cata maridada en Restaurante Alcuza

Emilio Romero y Alfonso Benigno, responsables de los fuegos de Alcuza, han adaptado algunos platos emblemáticos de la carta de este restaurante con una extensa variedad de etiquetas, alternando botellas de destacadas regiones vinícolas de España, desde Jumilla a Jerez, pasando por los actualmente tan populares blancos de Rueda.

Jamón de bellota y Palo Cortado

La cena no pudo tener mejor apertura que con un maridaje perfecto, Jamón puro 100% bellota de la Casa de Alba con Palo Cortado Bertola de la jerezana Bodegas Díez Mérito, casa familiar fundada en 1876 por los hermanos Díez y Pérez de Muñoz y con una recuperada pujanza hoy día, gracias al empuje de la familia jerezana Espinosa que la adquirió en 2016.

Vieiras y Verdejo

Un segundo entrante fue el Carpaccio de alistados con boletus al Jerez, que, a pesar del vino de su condimento, el sumiller prefirió maridar con un Juan Gil Moscatel seco de la D. O. Jumilla, saliendo airoso de la prueba.

Mantener el nivel era complicado, pero con los vinos presentados y la cocina y el servicio de Alcuza, el listón se mantuvo en alto. Unas Vieiras asadas con crema de calabaza llegaron a la mesa para ser acompañadas por un fresco y frutal Shaya Verdejo, un rueda monovarietal de viñas viejas que fermenta parcialmente (20-30%) en barricas de roble de 500 y 600 litros, lo cual le da el suficiente cuerpo y elegancia para acompañar un plato tan delicado y sutil.

Escalopa de foie y Juan Gil Crianza

La sofisticación y perfecto punto de la Escalopa de foie Roggie en tostas de pan de cereales, se maridó con un Juan Gil Crianza 2015 Etiqueta Plata, un 100% Monastrell criado en barricas de roble francés.

Solomillo de Ciervo y Tinto Crianza D. O. Almansa

Un clásico de la alta cocina tradicional que bordan en Alcuza, Solomillo de venado con salsa de frutos rojos, carne sabrosa y en su punto de cocción, realzada por las características de un La Atalaya del Camino, un vino también del Grupo Gil, esta vez procedente de su bodega en la D. O. Almansa. Elaborado con Garnacha Tintorera y Monastrell, permanece 12 meses en barricas de roble francés.

Bizcocho húmedo de chocolate y Cream Bertola

Y el círculo se cierra con el postre y la vuelta a Jerez: Bizcocho húmedo de chocolate al 70% con Cream Bertola, un oloroso dulce para no empalagar demasiado con un Pedro Ximénez y para contrarrestar, completando a la vez las sensaciones, con su potencia, aroma y suave textura, las características del plato ideado por el chef.

Noche de buenos y sensatos maridajes, para disfrutar de lo que debe ser una experiencia gastronómica completa. Las sonrisas satisfechas de los invitados son la más palpable demostración del éxito obtenido por Alcuza.