Dentro del programa de actividades que se vienen desarrollando este fin de semana en la X Feria de Vinos y Licores de la Provincia de Sevilla, se ha celebrado el sábado 12 de Octubre, día de la Fiesta Nacional, una charla a cargo de nuestro co-director, Javier Compás, sobre las comarcas vinícolas de Sevilla, sus antecedentes históricos y su presente, acompañada de una cata de ocho vinos de bodegas de la provincia presente en la muestra.

Javier Compás hablando de los vinos de Sevilla

El director de la cata comenzó agradeciendo a la Diputación Provincial de Sevilla y a su entidad organizadora de la Feria, PRODETUR, la invitación a la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo (ASGyT) a participar con alguna ponencia en esta Feria, en nombre de la misma y como uno de sus miembros, agradeciendo también a sus compañeros la elección para este acto. Así mismo, Compás se refirió a la inquietud de la ASGyT por promocionar los vinos sevillanos y, en este sentido, se refirió al acuerdo de colaboración firmado por la Academia y la Asociación de Productores de Vinos y Licores de Sevilla.

El público que llenó la zona habilitada en el recinto ferial para este tipo de actos, tuvo ocasión de probar hasta ocho vinos de las bodegas que cuentan con stand en la Feria y que supuso un recorrido práctico por la historia de las comarcas vinícolas sevillanas y sus tipos de uvas, elaboraciones y vinos. El conductor de la cata la inició centrándose en la comarca del Bajo Guadalquivir, haciendo una sintética semblanza del sistema tradicional de soleras y criaderas. Los dos vinos elegidos fueron Frasquito de Bodegas González Palacios y Yo Solo de Bodegas Halcón, un oloroso abocado de elegantísimo paladar.

Andanas de viejas botas en Bodegas Salado

Seguidamente fue el Aljarafe la comarca visitada en la cata, en este caso con dos vinos blancos elaborados con uvas propias de la zona, como la autóctona Garrido Fina y la muy andaluza Pedro Ximénez. Fue el Marqués de Heliche de Bodegas Góngora (Villanueva del Ariscal) y el Turdetano Blanco Roble de Bodegas Salado (Umbrete). Ambas bodegas, como el resto de las presentes en la cata, son clara muestra de la historia familiar de estas bodegas, algunas, como Góngora, con antecedentes vinícolas desde el siglo XVII.

La tercera comarca vinícola visitada fue la Sierra Morena sevillana. Precediendo a la cata una breve semblanza histórica donde se habló del auge de los vinos de la sierra sevillana en los siglos XV, XVI y XVII y su presencia en las naves que zarparon hacia el nuevo mundo. Vinos citados por figuras de nuestro Siglo de Oro como

Barricas bordelesas para la crianza de tintos en Bodegas La Margarita

Cervantes y Lope de Vega o la presencia de los mismos en las bodas imperiales de Carlos V. En un salto en el tiempo, se subrayó el esfuerzo de pequeños emprendedores familiares que, desde finales del siglo XX, vienen haciendo una ingente labor en la recuperación de los vinos de calidad de la zona.

La segunda parte de la cata se centró en tintos de la comarca serrana, comenzando con el joven Colonias de Galeón Maceración Carbónica, seguido de tres vinos con crianza: Pago del Zancúo de Bodegas La Margarita, Escudo de Constantina de Bodegas Fuente Fría y Torre Beraun Maior 2013 de Bodegas Fuente Reina.

No dejó de señalar el director de la cata, la presencia de numerosas destilerías en otras zonas, como La Campiña sevillana y las posibilidades de la Sierra Sur de Sevilla para el cultivo de la vid. La cata cerró la jornada del sábado, quedando aún la jornada del domingo en la Feria.