ibores

El agradable patio del hotel Fontecruz Seises de Sevilla, acogió la noche del jueves 21 de Junio una interesante cata del queso extremeño de cabra Ibores, un queso elaborado a partir de leche de cabras que pastan en libertad en la comarca cacereña del entorno de Trujillo.

Queso Ibores

La cata estuvo dirigida por el Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Queso Ibores, Ignacio Plaza Mariscal, junto con el Gerente de TGT Sequesa, Antonio Rodríguez Vacas, distribuidor en Sevilla de numerosos quesos nacionales e internacionales, entre ellos el queso Ibores. Este cronista tuvo el placer de comentar el vino servido por la Denominación de Origen Ribera de Guadiana, un blanco fermentado en barrica, cuyas notas ahumadas de fermentación, su frescura seca y su elegancia, maridaron perfectamente con el queso Ibores y su marcada untuosidad en boca.

Vino Blanco 2017 de la DO Ribera de Guadiana

Los invitados, gentes de medios especializados, blogueros y comunicadores, además de algunos hosteleros sevillanos, pudieron disfrutar del queso y del vino, además de las pormenorizadas explicaciones del Presidente de la DOP Queso Ibores, que atendió todas las preguntas de los presentes y plasmó las excelencias del queso. Posteriormente todos pudieron comentar la velada con el magnífico aperitivo servido por la cocina del hotel Fontecruz Seises, con, por ejemplo, unas espectaculares croquetas de puchero, de marisco y de jamón, un rico adobo frito, unos frescos y sabrosos tacos de atún, entre otras exquisiteces. La DOP Ibores obsequió a los presentes con una buena cuña de queso y un recetario donde se incluyen recetas de grandes cocineros, como Carme Ruscalleda.

Ignacio Plaza impartiendo la cata

La DOP Queso Ibores nace en 1994, en 2004 se le concede la protección nacional, obteniendo la protección y el reconocimiento de la Unión Europea. La comarca natural de Ibores se sitúa al sureste de la provincia extremeña de Cáceres, zona montañosa de terrenos quebrados, de difícil acceso, donde el ganado caprino se adaptó al terreno en la actividad de pastoreo, convirtiéndose en la actividad económica principal de la zona.

Asistentes a la cata

El queso Ibores se elabora partiendo de leche cruda de cabras de las razas Serrana, Retinta, Verata y cruces entre ellas. Su trashumancia desde las zonas altas en verano a los valles en verano, ayudaron a extender la actividad pastoril a las comarcas de Villuercas, La Jara y Trujillo. Los quesos elaborados maduraran en todos los casos un mínimo de 60 días en cámaras de conservación y maduración con una humedad relativa superior al 75% y una temperatura entre 4º y 15º C.

Se presenta en forma cilíndrica, con un diámetro de entre 11 y 15 centímetros y un peso de entre 650 y 1200 gramos. Tiene una corteza lisa y semidura, con un color natural de va desde el amarillo céreo al ocre oscuro. También se presenta con una capa de pimentón exterior o untados de aceite. La pasta es de color blanco marfil, semidura, de textura suave, mantecosa y húmeda, con ojos pequeños y escasos, desigualmente repartidos.

Organolépticamente el queso Ibores presenta un aroma suave, con un gusto en boca también de intensidad moderada, con un punto de acidez y otro picante, algo salado y donde, como en nariz, afloran la característica leche de cabra.