La oleoteca de sevilla

La Oleoteca de Sevilla es una coqueta tienda que se encuentra en la calle García de Vinuesa, justo entre la catedral de la ciudad hispalense y el famoso barrio de El Arenal. Allí no solo se venden los mejores aceites de España, o sea, del mundo, sino que se ofrecen toda clase de productos derivados del fruto del olivo.

En su labor de difusión de la cultura del aceite, La Oleoteca de Sevilla organizó la noche de este pasado miércoles 28 de junio, con la colaboración de la Asociación Cultolivar, una cata de aceites de oliva en la sala cultural La Revuelta.

Paz Jiménez es una joven e inquieta emprendedora que lleva las riendas de La Oleoteca de Sevilla, bajo

Cata de Andrés García

su dirección se organizó una cata para veinticinco personas, era un número cerrado y gente se quedó sin plaza, donde se pudieron catar unos extraordinarios aceites de oliva virgen extra (AOVE).

La cata en sí fue dirigida por Andrés García, CEO y fundador de Aceite Auténtico, que con un lenguaje cercano y asequible, ilustró perfectamente a los presentes sobre las características y diversos tipos de aceites. Primero se comparó un aceite de oliva con un lampante, para después pasar a la cata, en los típicos vasitos azules. Tres fueron los AOVE catados, comenzando por un extraordinario Aceite Auténtico de cosecha temprana ecológico, un coupage de Cornezuelo y Royal, que expresó en nariz unas intensas sensaciones frutadas. El segundo AOVE catado fue un Finca la Torre Arbequina proveniente de Bobadilla (Málaga), con un interesante aroma a papilla de frutas, se mostró más dulzón que el primero. Por último, un Picual típico jiennense, elaborado en una almazara de Arjona y con etiqueta Cortijo la Torre.

Paz Jiménez de La Oleoteca de Sevilla

Tras la cata de aceites, tomó la palabra Isabel Carrero, perteneciente a la Asociación Cultolivar, que se centró en señalar la identificación del olivo como uno de los tres pilares identificativos, junto con la vid y el trigo, de la cultura mediterránea y de su dieta característica a través de siglos de historia. Además, explicó las aplicaciones del AOVE en la cocina y la utilización de aceites de distintas características para según qué platos.

El acto terminó con un cóctel donde se sirvieron algunos productos elaborados con AOVE, como un excelente salmorejo con Picual que, dada la potencia del aceite, prescindía incluso de vinagre. El aperitivo estuvo acompañado por un tinto de uva Syrah curiosamente procedente de la localidad cordobesa de Puente Genil, Primogénito 2015.