Conocí El Caserío allá por 1980, cuando colaboraba con una empresa editorial de la calle Alcaicería, uno de esos días que no tiene intermedio y comimos allí. Por aquel entonces no había moda gastro. Los sitios se hacían famosos por el punto de la comida y la calidad de los ingredientes.

Lo recuerdo perfectamente Judías salteadas con jamón y Ternera a la plancha. Desde entonces hasta hoy poco ha cambiado el sitio y buen resultado que les ha dado a José Díaz y Ana Guerra, propietarios actuales, el mantener su filosofía. Llenos diarios lo confirman.

Sangre encebollada

La cocina de El Caserío es cocina casera. Rica y sabrosa. Ese era y es el reto de antes cuando no había modernidad: O guisas como los ángeles o no te haces un sitio con clientela fija. Es

Albóndigas

pues cocina de buena mano, ejecutada por el joven Alejandro Díaz, que no ha variado ni una coma el guion del recetario original. Puedes tapear en la barra, como siempre se ha hecho en Sevilla, o acomodarte en una de sus mesas, algo ajustadillas de espacio cosa que tiene su encanto especial y le da a la sala la atmósfera de un comedor como los de antes.

Potaje de garbanzos

Las tapas, dispensadas con diligencia por Juanlu Lebrero, son de dimensiones adecuadas y además a un precio de sentido común,  todas a 2,80€. Destacan la sangre encebollada, los higaditos de pollo, las judías con jamón y las espinacas con garbanzos. La merluza, que se sirve fresquita, viene acompañada de una excelente mahonesa y si tiras por lo carnívoro las albóndigas, compactas como las de las madres y la carrillera en salsa, que se acompañan de un buen puñado de papas fritas, te harán disfrutar de lo lindo. En mi última visita tuve la suerte de probar sus manitas guisadas, plato que bordan aunque no siempre está en carta.

Higaditos en salsa

Según el día de la semana tienes “cuchareo glorioso”: Puchero los lunes, el martes papas con choco, miércoles lentejas (¡aaay! Esaú) y los jueves cocido. Los viernes y sábados se amplía la oferta con libritos, oca, croquetas caseras y huevos rellenos. ¡¡Toma ya!!

De sus postres señalar el tocino de cielo y la milhojas de nata.

Para beber marcas bien elegidas para el estilo de su cocina y cervecita helada.

Milhojas

Se puede reservar llamando al 954 22 64 36 y sólo cierra el domingo a las 18,00h.

El Caserío.

Calle Acetres, 7

41004 Sevilla