Uno de los mejores cocineros de la historia, el francés Paul Bocuse, ideó en los años ochenta del pasado siglo, un macro concurso de cocina por países que no deja de ser muy peculiar, y que lleva su nombre, el Bocuse D’or. Tribunas de seguidores de cada país, con sus banderas en plan futbolero, animan a los cocineros compatriotas. Siendo en Francia, España nunca ha tenido suerte en el certamen, normal.

Efigies del cocinero Paul Bocuse para los trofeos que llevan su nombre

El Bocuse D’or 2017 se ha celebrado en el entorno de la gran feria gastronómica de la que pasa por ser la histórica capital mundial de la cocina, Lyon. Sirha 2017, no solo organiza este certamen, también tienen lugar durante su celebración, fue del 21 al 25 de Enero, la Copa del Mundo de Pastelería y el Certamen Internacional de Catering.

Los países presentes en la final, a la que no ha llegado España, ni Perú, ni Italia, ni México, por nombrar algunas de las cocinas más potentes hoy día ausentes del concurso, cuentan con un tiempo máximo de 5 horas y 35 minutos para elaborar sus platos, que en este certamen, tienden a lo barroco y excesivo en imposibles presentaciones que parecen a veces más carrozas del Carnaval que platos de comida.

Típica presentación en bandeja del Bocuse D’or

El Bocuse D’or cumple 30 años y en esta edición de 2017 ha resultado ganador el equipo de Estados Unidos liderado por el chef Mathew Peters, que ejerce su oficio en el restaurante de tres estrellas Michelin, Per Se de Nueva York.

El país ganador del año pasado, Noruega, ha ocupado este año la segunda plaza, su representante ha sido el chef Christopher William Davidsen, que regenta tres restaurantes en la ciudad noruega de Trondheim y ha proporcionado a su país el décimo podio de su trayectoria, habiendo vencido en cinco ediciones del concurso.

El Bronce se marcha a Islandia, logrado por Viktor Andrésson, chef del restaurante Grillio del Radisson Blue Saga de Reikiavik. Tras el podio de ganadores, hay un total de 24 clasificados en la final. Francia aparece en la quinta posición. Curiosamente, de los diez primeros, cinco son países escandinavos, incluyendo en esta definición a Islandia y Dinamarca, además de Suecia, Noruega y Finlandia. La cocina que surgió del frío.

Además del premio principal, también se galardonó el Premio al cocinero más “comprometido” que fue para el francés, Benjamin Vakanas, que también logró el trofeo al mejor plato de verduras. Hungría también logró dos galardones, al mejor postre y a la mejor bandeja, mientras que Australia logró el premio a la mejor promoción.