El encuentro con el bar El Cocinero y quienes lo gestionan es de esas historias que están abocadas al éxito. Tras lo que era una relación puramente virtual (redes) surgieron las ganas de conocer en primera persona a los responsables de este bar de la zona portuaria de Santander. Cuando se presentó la ocasión la aprovechamos y ahí nos plantamos.

Nacho Ojea y Ángel Bello

Esta taberna portuaria crecida hasta bar de referencia, es el típico local, como hay cientos en toda la geografía española, con mucho sabor, cerca de puerto y lugar de refugio y trasiego de marineros y trabajadores del mismo. A la sombra de ese mamotreto que es el Palacio de Festivales de Santander.

Poke Hawaiano

Ángel Bello, cocina, y Nacho Ojea, sala, se las ingenian día a día para encandilar a sus fieles y atraer al turista accidental que se dirige a la playa del Puntal. Y a bien que lo consiguen. Llenos casi constantes.

Ostra Guillardeau confitada

 

El Cocinero es bar marinero a rabiar. Mesas de madera “laqueadas” de  azul marino y encimeras de mármol. Una pequeña y coqueta barra de azulejo y, también, mármol, un pequeño comedor de unas poquitas pero muy solicitadas mesitas y una espléndida terraza que triunfa en las noches veraniegas.

Cebiche clásico de vieira

 

 

 

Ángel Bello aprendió la profesión, como tantos otros, por inspiración divina. Dio clases, las impartió, y otras tantas las recibió. En el 87 montó su primer negocio, La Gárgola. Después vinieron El Sauce y La Huerta y recala en el puerto hace ocho años.

Burrito César

 

La cocina de Ángel es una sinergia de buen material e influencias. Disfruta con las recetas en las que productos del mar y recetas orientales confluyen. Y le apasionan las marinadas, muy finas, y los escabeches, que jamás llegan a saturar el paladar.  Como comprobareis por las fotos y sus enunciados, éstas son sencillas y basadas en combinaciones calculadas llenas de sabor. Bello hace fácil este mestizaje sin caer en la monotonía, cosa que tiene su importancia, sin duda y más hoy en día.

Salmón noruego con salsa de chili

 

Nacho Ojea, director de atenciones, vela por la diligencia del servicio, muy dinámico y aconseja e informa de los vinos y las ofertas del día.  Es una visita aconsejable pero no olvidéis reservar. La terraza y su fantástica tarta de queso, realmente rica, lo merece.

Tarta de queso

Calle de la Unión, 5 – Santander
Reservas: 942 271 055
Tarjetas: Sí
Terraza: Sí
Barra: Como debe ser.
Parking cercano: Varios.