El chef ejecutivo del Grupo La Raza de Sevilla, Antonio Rodríguez Bort, ha sido uno de los ganadores del certamen Maestros de la Tapa Cruzcampo Gran Reserva, tras la final celebrada en Madrid este pasado lunes 21 de Noviembre. El plato presentado por Bort se llama “Alcachofa Thai” y fue evaluado por un jurado donde estaban presentes los chefs andaluces con dos estrellas Michelin, Dani García y Ángel León. Junto al sevillano Antonio R. Bort, también salió triunfadora la valenciana Irene Pons son su “Zorzal con chocolate y chile”.

Irene Pons, Antonio R. Bort y Daniel León

Irene Pons, Antonio R. Bort y Daniel León

Nueve cocineros elaboraron en directo sus tapas ante el jurado, teniendo en cuenta que se trataba de realizar platos que armonizaran perfectamente con la cerveza Cruzcampo Gran Reserva. Los dos ganadores recibirán un premio económico de 3.000 euros cada uno y tendrán la posibilidad de realizar prácticas en las cocinas del restaurante Aponiente, propiedad de Ángel León, en el Puerto de Santa María (Cádiz).

Además de los dos chefs citados, en el jurado figuraba el Presidente de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo, Fernando Huidobro, el Jefe de Cocina de la Escuela de Hostelería Cruzcampo, Paco Ybarra y la asesora gastronómica Alejandra Ansón. Dicho jurado consideró la decisión de proclamar dos vencedores y un tercer finalista en la final celebrada en The Kitchen Club de Madridtapa-cruzcampo-1 tapa-cruzcampo-2 tapa-cruzcampo-3

Más de 50 aspirantes se han presentado a las semifinales celebradas en el mes de noviembre en Madrid y Málaga para elaborar ante el jurado la tapa diseñada por ellos mismos. En esta ocasión, la final tomó un giro inesperado y novedoso al resto de ediciones endureciendo los criterios de evaluación. Los 9 finalistas elegidos en las precedentes semifinales (4 de Madrid y 5 de Málaga) tuvieron 90 minutos para realizar en directo una tapa que desconocían, utilizando como base un ingrediente sorpresa y presentarla ante el grupo de expertos gastronómicos que formaban el jurado.

De esta forma el jurado pudo evaluar la capacidad de reacción, la creatividad y el talento en los fogones de estos participantes. Al final, la creatividad, el equilibrio de sabores y texturas y la buena mano en el tratamiento de los ingredientes, han sido los requisitos claves para convencer al experto jurado.