La calle Trasbolsa es una de las de más solera histórica del centro de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), en ella se encuentra una histórica y centenaria bodega que, desde 1992, continúa su andadura como Bodegas Juan Piñero.

Una construcción típicamente sanluqueña que acoge unos 3.000 m2 de construcción muy andaluza, que incluye un patio de naranjos y cascos de gran altura a dos aguas, característicos de las bodegas del Marco de Jerez.

Siguiendo la tradición de elaboración de Manzanilla de la bodega, en 1993 se compraron 1800 botas de roble americano envinado con una capacidad de 500 litros cada una (30 arrobas). Añadiendoles posteriormente 400 botas de solera de Manzanilla y mostos jerezanos de las viñas del Cuadrado.

Juan Piñero se hizo en el año 2000 con la bodega de Pedro Domecq de la calle Alcoba, incluyendo la Manzanilla Maruja que allí se elaboraba y cuya crianza se trasladó a la calle Trasbolsa, más idónea para la crianza de este vino.

Por último, en 2007, la bodega sanluqueña adquirió en Jerez de la Frontera otra bodega centenaria de la calle San Francisco Javier, allí elaboran su Fino Camborio y unos olorosos viejos contenidos en viejas botas de roble americano.

Pero hoy quiero hablarles de su Amontillado. Este tipo de vino es para mí, uno de los mejores que se puede beber en el mundo. Elegante a la vez que potente, el vino amontillado ha creado gloriosas páginas de la literatura y ha vestido tanto las mesas más elegantes de centenarias mansiones en Inglaterra, como en las viejas plantaciones de Estados Unidos, o como en nuestra propia tierra andaluza.

La peculiaridad del Amontillado Juan Piñero es que proviene de Manzanilla Pasada, no de Fino, lo cual le da un matiz diferenciador de los amontillados jerezanos. Un punto más fresco y salino, se cría a partir de uvas de Palomino Fino del Pago del Hornillo de Sanlúcar de Barrameda. Con una crianza biológica de unos 12 años, o sea, bajo velo flor como Manzanilla, luego envejece en crianza oxidativa por el tradicional sistema de soleras y criaderas. Pasa por 13 criaderas antes de realizarse la única saca anual.

En cata muestra un dorado ámbar brillante y limpio. Muy seco y punzante, nos evoca notas de frutos secos (almendra tostada) y ese punto marino que antes comentaba con ciertos tostados leves de crianza.

PVP aprox.: 13,50 €