La calma y la sombra en una tranquila terraza frente al monasterio de Poblet se agradecen. La tarde, fresca en el recuerdo al calor de este Junio del Sur, era de esos momentos inolvidables, una jornada redonda, con una agradable comida compartida y un licor digestivo, para la pausada reflexión.

Terraza Restaurante Fonoll (Poblet, Tarragona)

En la memoria aún las piedras ilustres de los enterramientos de los viejos reyes de la Corona de Aragón, las altas arcadas de la iglesia principal del monasterio, sus viñedos que hablan de tradición mediterránea y monacal. La abadía, hermana de sus coetáneas francesas, nos rememora que la unión de Europa en unos principios y valores comunes, va más allá de los tristes burócratas de Bruselas.

Cataluña, antiguo Reino de Aragón, España, Europa, ante tanta carga de Historia, se nos antojan patéticos los intentos de crear, de nuevo,

Bacalao con salsa Romesco

fronteras aldeanas entre nosotros. Desde Roma, desde el Sacro Imperio, desde la lucha común por nuestra civilización, el futuro debe de ser mirar al pasado para no olvidar ni repetir los errores.

Y no solo las viejas piedras nos hablan de todo ello. Escanciamos en la copa el rojo vino de Trepat, ligero, especiado y fresco, mientras llega a la mesa un plato que también nos habla de lo que nos une, esa cocina

Escalivada con setas

tradicional y hecha de los aportes de tantas generaciones anteriores y de sus fecundos mestizajes. Y nombramos unas patatas con huevos y pimientos fritos coronadas por una butifarra negra, emblema gastronómico de nuestra unión.

Generaciones de la familia Fonoll, han atendido a los viajeros en su “Mesón del Monasterio”, hoy Hostal y Restaurante Fonoll, desde hace centurias. Allí disfrutamos, además del plato antes citado, de una fresca ensalada de bacalao con una muy buena salsa romesco y una escalivada con setas, tan parecida a la andaluza ensalada de pimientos asados.

La carretera nos lleva a través de la Conca de Barberà, para dejarnos en la retina y en el paladar, la memoria de los sitios y los sabores compartidos.