Alimentaria 2018, el imperio de la gula

Este cronista no andaba por Alimentaria de Barcelona, desde aquellos bonitos tiempos pre-crisis donde todo era una fiesta, la Fuente Mágica de Montjuic nos alegraba con sus colores y las casas de cava te agasajaban en sus impresionantes stands.

El sector cárnico está ampliamente representado en Alimentaria 2018

Hoy en día frente a Montjuic hay una plaza de toros convertida en centro comercial y tenemos que “viajar” hasta Hospitalet para entrar en esta fiesta de la gula que es Alimentaria 2018. Y lo primero que uno piensa al recorrer los inmensos pabellones, es que todo ese mundo de la cocina de vanguardia y la gastronomía de vegetarianos, pescados y demás, es un sueño minoritario en el que vive una selecta minoría de gente a la moda, porque si algo llama la atención en Alimentaria 2018 es el amplio despliegue carnívoro. Calles de chuletones, costillares, jamones, cerdo, vacuno, cordero, de todo y en todas sus facetas, calles atestadas de gente que deambula de un stand a otro entre vapores de asados y barbacoas. No nos engañemos, los españoles son carnívoros y cada vez se habla más de vacas viejas, bueyes, largas maduraciones, los iPhones y androids echando humo fotografiando cortes de roja y pornográfica carne.

Carlos Moro y el Presidente del Consejo Regulador de la DOC Rioja

Naturalmente hay más, conservas, cafés, pan (muy poco para lo que dicen que se lleva ahora) y una gran decepción después de años sin venir por aquí, Intervin. La zona de exposición de bodegas ya no es ni de lejos lo que era, sí, hay un poco de todo y algunas grandes casas catalanas mantienen sus despliegues, Torres, Freixenet, Juvé y Camps, también algunos clásicos de otras zonas, el Grupo Codorniu propietario de Bodegas Bilbaínas, con su rioja Viña Pomal, los ribereños de Protos y algunas nuevas marcas que, con originalidad y desenfado, llaman la atención como el stand en forma de gran tienda de campaña militar de Vintae. Carlos Moro ha celebrado sus 65 años presentando en el stand de Matarromera sus vinos de Rioja junto con el Presidente del Consejo Regulador de la Denominación.

David de Castro (Regañá Don Pelayo) nos presentó a los responsables de Bodegas Sommos

Conocimos también los vinos de una bodega que dará que hablar, Sommos, unos somontanos a tener en cuenta, presentación impecable y novedosa y productos tan llamativos como su Lamin de garnachas viejas de la D. O. Calatayud o el Sommos Premium (Tempranillo, Merlot, Syrah) o el blanco de Gewürztraminer, un fresco y aromático vino.

¿Y Andalucía? Ni rastro. La mayoría de las regiones están representadas por un stand más o menos amplio con bodegas de su zona, como el gran despliegue de Galicia o el País Vasco, otros más modestos, como Extremadura, pero la blanca y verde no se ve por ningún lado. ¿Ha dejado de ser interesante esta Feria para los vinateros? Y de ser así ¿Cuál sería hoy por hoy la gran Feria de Vinos española? Ahí lo dejo.

Brindado con Paco Galán (Sherry Beer 15&30) y Juan Periañez (Selectum Gastronomía), planeando uno de los acontecimientos gastronómicos de la temporada en Sevilla

Saludamos a Paco Robles, de Bodegas Robles de Montilla y a Desirée Rubio de Ecovalia en la pequeña zona dedicada a los vinos de elaboración ecológica. Desirée estará la próxima semana en el programa de Radio Tomares, La Factoría Fenicia, hablándonos precisamente de ecoRACIMO, concurso internacional de vinos ecológicos.

Una calle incipiente pero que tendrá que crecer dado el público que la transitaba, es la de las cervezas artesanas. Lleno estaba el stand de la Cerveza de Bodega 15 & 30, con su gerente al frente, Francisco Galán, un fenómeno único en este tipo de productos, una cerveza madurada en barricas de roble que ha contenido oloroso certificado por el Consejo Regulador de Jerez y que ya elabora en su coqueta bodega jerezana, hasta seis tipos de cerveza, incluida una madurada bajo velo flor. Nos

El Jamón Ibérico, siempre protagonista

ocuparemos más ampliamente de Cerveza 15 & 30 en un próximo viaje a la misma bodega donde realizaremos un amplio reportaje para nuestra revista.

Curiosidades pocas, delicatesen gourmets escasas, los italianos, como es habitual, con unas puestas en escena en sus stands muy llamativas (que bien saben venderse), pero dejemos esto para nuestra segunda crónica de Alimentaria 2018.