Traíamos no hace mucho a nuestra web de Gastrobaris Magazine, la lista elaborada anualmente por la prestigiosa revista Wine Spectator’s, sobre los mejores vinos del mundo. Los 100 mejores vinos del mundo señalados por la publicación norteamericana, incluyen solo 11 etiquetas españolas. Entre ellas, siendo la primera referencia de vino hispano en el ranking, aparece este Abadía Retuerta Selección Especial 2012, nada menos que en el puesto número 12.

Obviando la discusión sobre la idoneidad o acierto de dicha clasificación, es meritorio que un vino español de menos de 20 euros, esté en dicha posición en tan prestigiosa publicación especializada. Personalmente los vinos de Bodega Abadía Retuerta me han parecido extraordinarios desde que los probé por primera vez, haya a principios de siglo, lo que dicho así parece hace mucho pero eso fue “ayer por la mañana”, de hecho, la bodega acaba de celebrar su 25 aniversario, lo que, para una bodega tradicional de vinos, es estar en la pubertad de su vida.

Los mono varietales que elabora Abadía Retuerta siempre me han parecido espectaculares, dependiendo del año, me ha gustado más Pago Negralada, su Tempranillo, o, más usualmente tengo que decir, su Pago Garduña, un impresionante Syrah. Elaboran también un más inaccesible, por precio, Petit Verdot, y el Pago Valdebellón, un Cabernet Sauvignon de más difícil cata para el aficionado.

El Selección Especial es el vino más conocido de esta bodega que, aun encontrándose en la “milla de oro de Ribera de Duero” no está encuadrada, por voluntad propia, dentro de la Denominación de Origen. Su espectacular bodega se encuentra en un antiguo monasterio del siglo XII, rodeada de los viñedos propios de donde se cosechan las uvas de sus vinos.

Abadía Retuerta Selección Especial 2012 es un tinto de fuerte personalidad. Elaborado con una mayor parte de Tempranillo y pequeños aportes de Syrah y Cabernet Sauvignon, se cría entre 16 y 22 meses en barricas de roble francés y americano.

Hotel y restaurante Le Domaine en la bodega

En la cata presenta un tono rojo oscuro de capa intensa. En nariz se abre con notas de frutos rojos maduros que se enriquecen con tostados de la crianza, que le aportan recuerdos de madera de cedro y torrefactos. En boca tiene cuerpo y, a pesar de cierta potencia, es redondo y aterciopelado, dejando un persistente postgusto no exento de cierta elegancia. Un vino sólido y de buena factura que ya consiguió en 2005 ser nombrado mejor tinto del mundo en su añada 2001, en la prestigiosa International Wine Challenge de Londres.

PVP aprox.: 18,50 €