Junto a las magníficas vistas del casco histórico de Sevilla y su excelente oferta gastronómica, el restaurante Abades Triana, situado en el privilegiado enclave de la calle Betis del barrio de Triana, ofrece una de las más completas cartas de vino que podemos encontrar en Andalucía.

Grandes vinos internacionales se guardan en la cava de Abades Triana

Fernando Aroca, jefe de sala del restaurante; máster en Gestión y Dirección de Hostelería, nos sirve de guía en nuestra visita a la cava de Abades Triana. Una cuidada selección de referencias vinícolas en la que interviene directamente la dirección de la empresa, consciente de la importancia de armonizar la oferta de vinos de la carta con los platos de la casa.

Según nos comenta Aroca, la carta de vinos de Abades Triana “abarca prácticamente todas las zonas productoras de vinos más importantes  del mundo, destacando Burdeos, Borgoña, Napa Valley, Mendoza, Marlborough, Piamonte,  Toscana y por supuesto las denominaciones de origen más importantes de España, con el especial protagonismo que merecen los vinos andaluces”.

Situada en un lugar preferente del restaurante, la cava muestra “joyas” como: Petrús 2012, Chateau Margaux Premier Crú, Chateau Latour 1er Cru 2011, Dominio de Pingus, Vega Sicilia o Castillo de Ygay 1986, entre otros.

Para Fernando Aroca “el volumen de clientes del restaurante permite disponer de una  alta rotación que nos hace mantener siempre fresca la bodega”.

Cuidado servicio del vino en la sala de Abades Triana

En la actualidad Abades Triana mantiene 325 referencias en carta y “vinos muy especiales que ofertamos fuera de ella, como los grandes reservas que van desde 1964 hasta 2001 y adquisiciones que hacemos en ferias y en avanzadas o Premier”, señala el jefe de sala.

La carta se renueva todos los años y aunque se cierre, ello no implica que se puedan incorporar nuevos productos que, por su atractivo, sea considerado interesante para los clientes.

Los criterios de selección de vinos que componen la cava del restaurante se ajustan a las variables de originalidad y calidad basadas en el estándar de cada denominación de origen o de cada variedad de uva, intentando representarlas para que puedan ser identificadas por el cliente sin ningún esfuerzo. En ella se mezclan desde vinos populares fácilmente identificables por el cliente, a los más  exclusivos.

Para Abades Triana no sólo es importante el cuidado de su cava, también el modo en el que se sirven los vinos es muy importante y tarea fundamental en la profesionalidad del servicio de sala y la atención al cliente. Al ritual del servicio “se le da la importancia que requiere, comenta Fernando Aroca, tratamos como único el descorche de cada botella, decantando, jarreando e incluso degollando el cuello de la botella si el vino lo necesita”.

Una cuidada carta en su presentación, editada e impresa con una completa información de los vinos y su procedencia, un volumen digno de ser recorrido con detenimiento.